miércoles, 7 de diciembre de 2011

Anjovas invernales

Cuando pensamos en la pesca de la anjova necesariamente nos viene a la mente la imagen de la pesca en superficie en los meses cálidos con grandes paseantes, ruidosos poppers o veloces skipping lures, los cuales nos han brindado inolvidables jornadas de pesca en contacto puro con el mar y siempre con la diversión inigualable de la pesca en superficie.
Sin embargo, ya hemos entrado en la estación fría y las posiblidades en cuanto a diversidad y cantidad de especies disminuyen drásticamente. Estamos quizás en la peor época para el spinning en aguas del Mediterráneo, peces más inactivos, otros que se trasladan a aguas más profundas para pasar el frío invierno, otros que migran hacia aguas más cálidas...
Aparentemente las condiciones invernales no son las más propicias para pescar anjovas, y así es, pero existen situaciones en las que es posible capturar alguno de estos rabiosos peces dentudos que nos harán recordar las bellas sensaciones que nos brindan estos fabulosos peces.
En invierno, quizás el mejor momento para intentar pescar una anjova, aunque parezca descabellado, son los violentos temporales que azotan nuestras costas y los días posteriores a estos. La mejor hora del día, y quizás el único momento en el que he conseguido engañar alguna anjova invernal sea el amanecer, ese rato desde que empieza a clarear el día hasta la salida del sol, o incluso durante la noche. Son esos momentos cuando anjovas solitarias patrullan nuestras costas en busca de algo que poder echarse a la boca durante este duro periodo para la gran mayoría de especies marinas, a la espera que la primavera asome de nuevo y con ella se reinicie el ciclo vital un año más.
Preciosa anjova pescada en un frío amanecer
Como se puede observar en la imagen fue engañada durante un temporal, al igual que todas las demás.

En estos momentos en los que el alimento escasea, normalmente la opción más acertada será usar señuelos de gran tamaño, presas que aportarán al depredador un mayor número de calorías con menor esfuerzo. Minnows de entre 14 y 17cm (sin descartar alguno aún mayor) serán ideales para este tipo de situaciones en las que los depredadores van en busca de grandes presas y las duras condiciones de oleaje en muchas ocasiones simplemente no dejarán nadar a otro tipo de señuelos de inferior medida o distinta acción.
El Smtit Saruna 140 Slim es un verdadero killer para este tipo de situaciones

El ya clásico Daiwa Saltiga Slender de 17cm ha pasado las pruebas con creces, y es con la mar fuerte cuando, en mi opinión, muestra su verdadero potencial gracias a su capacidad para aguantar fuertes corrientes sin perder su maravilloso movimiento.

Las capturas de estos ejemplares siempre han sido accidentales y en jornadas en las que mi intención eran las lubinas, en escenarios típicos del Cantábrico como costas con profundidad media/alta y muy expuestas al oleaje, que nos obligará a pescar bastante apartados del agua si no queremos llevarnos un buen remojón o algo peor.
La pesca en estos lugares y con estas condiciones de mar se torna complicada y ciertamente peligrosa, por eso conviene ir siempre con mucha precaución y tener presente que ningún pez, por muy grande que sea, merece que pongamos en el más mínimo riesgo nuestra integridad física.

8 comentarios:

  1. ir a por lubinas y encontrarte un pepino de esos tiene que molar ...buena captura
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Cuando pica se tiene la sensación de haber clavado el lubinón de tu vida, porque la primera carrera hace poner los pelos de punta para ser una lubina, pero cuando empieza a pegar saltos...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Albert están pegandole a los skipping también , eso si cuando el mar está revuelto

    Un saludo y buena pesca , Juan

    ResponderEliminar
  4. No lo dudo Juan, pero estas capturas han sido siempre ocasionales cuando lo que pretendía eran lubinas. Hablo solamente desde mi propia experiencia.
    Nos vemos!!

    ResponderEliminar
  5. Felicidades Albert! Buena entrada y captura! A mi me pasó todo lo contrario...picadón, carrera de infarto...pensaba que tenía una anjova y era un lubinón de 90 cm...! Nunca se sabe

    ResponderEliminar
  6. No veas Miguel Angel, no debías dar crédito al ver un lubinón así, ya quisiéramos muchos sacar una pieza como esa, aunque por aquí casi que se ha vuelto más normal sacar anjovas con esas condiciones que lubinas...
    Un saludo máquina. ;)

    ResponderEliminar
  7. Muy guapo tu blog Albert,que no conocía.Buena entrada.En mi zona,el delta,hace años cuando las anjovas eran mucho más abundantes,incluso en pleno invierno,buscando la lubina con minnows,solía salir alguna,siempre de casualidad claro.Con estos peces no se sabe nunca,incluso con el agua fía puede que alguno hambriento esté cerca de la costa y muerda nuestro señuelo.Un saludo!!Te agrego a mi blog ok?!
    y como no,bonita pieza!!!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Muchas gracias Toni!!
    Un saludo :)

    ResponderEliminar