jueves, 24 de mayo de 2012

Preguntas sin respuesta


En la siguiente entrada no pretendo enseñar nada, ni mostrar capturas recientes, ni hablar sobre ninguna técnica o pesca de ningún pez, el objetivo es plantear una pregunta que ronda por mi mente desde hace tiempo, pero sin embargo jamás he conseguido sacar una respuesta clara. Espero que se genere debate alrededor de ella y que cada uno, según su propia experiencia, exprese su opinión argumentada. Dicho esto, paso a formular la pregunta.

¿POR QUÉ LOS PECES ATACAN A LOS SEÑUELOS?                                                                              
Puede parecer una chorrada, y seguramente todo el mundo responda “Pues porque creen que es comida”, y sin duda esa sería la respuesta más lógica y desde la base que partimos en la mayoría de ocasiones, pero ¿hasta que punto eso es cierto?, quiero decir,¿ realmente los peces ven en nuestro engaño una presa real?,¿comen convencidos que lo que les estamos ofreciendo es la presa que nosotros creemos que simula?

El tema no es tan sencillo y obvio como puede parecer a simple vista, y es que, según mi opinión, cuando un pez ataca nuestro señuelo no sabe lo que está comiendo, quiero decir que puede atacarlo por cualquier motivo, por territorialidad, agresividad, por reacción, o simplemente por curiosidad, pero que jamás es atacado por ningún tipo de semejanza con las presas que está acostumbrado a comer. Por ejemplo, ¿por qué tan frecuentemente los peces atacan señuelos de colores tan poco realistas como un naranja chillón o un firetiger? Se supone que la librea de estos no imita ninguna especie habitual en nuestras costas, pero sin embargo, incluso en condiciones de alta visibilidad, estos son atacados. ¿En qué está pensando el depredador cuando ataca uno de estos coloridos señuelos, que poco se parecen a cualquier pez que hayan visto antes? Desde luego por realismo no es… He llegado a pescar en días que los depredadores, por ejemplo, preferían un color amarillo fosforito antes que un naranja chillón, siendo los dos del mismo modelo, y mi pregunta es, ¿si ninguno de los dos imita una presa que antes hayan visto, por qué prefieren uno antes que otro? Lo mismo pasa en el caso de los poppers, personalmente jamás he visto un pez que vaya pegando taponazos en la superficie, pero sin embargo, es innegable que son un imán para muchos depredadores, que se acercan a él, y no solo eso, sino que lo atacan. ¿Y un minnow?, cuando estamos manejando un minnow y éste se acerca a nuestro pies, cuando vemos su movimiento, ¿alguien por un momento puede llegar a pensar que parece un auténtico pez? Tanto por sus colores, que en pocos casos imitan fielmente a los de una presa real, como por su movimiento, ya que jamás he visto nada vivo que se mueva como un minnow, queda claro que ningún pez real se parece ni por asomo a un minnow. Si nosotros a simple vista distinguimos que nuestro señuelo en ningún caso se parece a ningún pez, ¿no van a darse cuenta los depredadores?, que están viendo peces continuamente.

En una ocasión me pasó eso de estar pescando y no sacar nada, y que un colega a un par de metros con el mismo señuelo y el mismo bajo de línea sacara un pez tras otro. Lo único que podía variar era la recogida, que aún y siendo muy semejante o incluso igual para nosotros, era un factor determinante a la hora de conseguir picadas. Una ligera diferencia en la velocidad de recogida, o jercking algo más agresivo…por mínimo que fuera, ese día marcaba la diferencia; por algún motivo, los depredadores se veían fuertemente atraídos por uno y no por el otro aparentemente igual. Parecía que ese día el compañero, sin saber como, había dado con la clave, con su forma de pescar parecía que hacía picar a todos los peces que veían su señuelo, mientras que varios spinners más no conseguimos ni una mísera picada. Por algún motivo los peces preferían su señuelo, quizás interpretaban, quien sabe por qué, que por su movimiento estaba más débil, o simplemente les volvía locos ese día en concreto un movimiento algo diferente, aunque tenía que ser casi inapreciable, porque todos los pescadores nos esforzábamos en mover el señuelo de la misma manera que el que obtenía picadas, pero nadie más que él fue capaz de conseguirlas.

Queda claro que la pesca aún entraña muchísimos misterios, y algunos que jamás lograremos comprender, y sin duda es eso lo que la convierte en algo tan especial, el hecho de que no haya absolutamente nada que sea seguro, quizás lo único seguro es que no hay nada seguro.

2 comentarios:

  1. a ver albert los peces a mi punto de serse guian mas x las vibraciones y olfato esto se tienen que llevar mas de un 70 % de la capacidad del pez el resto quedaria en la vision y claro segun la recogida que se utilice pues da unas vibraciones u otras y estas son las que el pez recibe y decide si le atraen o no si fuera caso afirmativo iria a buscar contacto visual ya que los señuelos no huelen x eso ay peces q a veces van detras de tu señuelo pero no acaban de atacar xq no se convencen 100% e si encuentran algo distinto en plena persecucion se dan la vuelta,yo creo que los peces en el momento que atacan encuentran parecido a presas que anterior mente an comido o an podido atacar y xq atacan a un ranger?? xq imitan los saltos del mujol en plena uida pues pues cada especie tendra su xq lo que es tan grande este mundo que para entender las costumbres de los peces se tendrian que dedicar vidas y claro esta no a todo el mundo le importa xq atacan a otros peces los depredadores marinos... un saludo!!!

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que si consiguiéramos averiguar qué hace atacar a los depredadores tendríamos algo muy importante ganado, ya que sabríamos el porqué de su comportamiento, y de esa forma nos sería mucho más sencillo averiguar qué quieren comer en un momento determinado. Esto no es una ciencia exacta, aunque opino que si fuera posible conocer todos los factores que giran alrededor de todas las especies podríamos desvelar muchísimos secretos que ahora mismo nos es imposible conocer, ya que creo que existen factores que son determinantes en la actividad de los peces y su comportamiento que nosotros ni tan siquiera sabemos de su existencia, por eso se convierte en algo tan imprevisible, porque hay muchísimas cosas que no controlamos, ya que directamente ni sabemos que existen o tienen influencia sobre los peces. Sino ¿porqué en días aparentemente perfectos para pescar una determinada especie nos vamos a casa de bolo?, y al contrario, ¿porqué días en los que vamos sin fe a pescar acaban siendo jornadas de pesca inolvidables? Lo que quiero decir con esto es que conocemos tan poco de los peces y lo que influyen en su comportamiento que estas cosas siguen pasando, y en el futuro también seguirán haciéndolo.
    Un saludo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar